Aerosmith en Lima: La tercera es la vencida

Share Button
aerosmith_lima_peru_2016

Aerosmith tocando en el Estadio Nacional de Lima, Perú – Foto: Andina

Un poco tarde, pero igual válido porque para variar la prensa peruana cubrió de forma poco profesional el concierto de Aerosmith. Nadie se centró en el sonido, en el setlist, en el feeling de la banda, ni mucho menos en el feedback del público hacia ellos.

El 24 de octubre Aerosmith tocó por tercera vez en Lima con la gira “Rock N’ Roll Rumble – Aerosmith Style 2016” y debo decir que ha sido el mejor concierto al que he podido asistir. Tanto en repertorio, como en sonido, la onda de la banda y un enorme regalo que el Universo logró concederme, luego de desearlo por tantos años: estar en el Meet & Greet (¡Gracias, Entel Perú!) junto a ellos antes de que salgan a tocar.

La calma antes de la tormenta

Los chicos malos de Boston llegaron a Lima el sábado 24, con mucha discreción y extrema seguridad. Durante sus dos primeros días tuvieron muy poco contacto con los fans. Logré conversar acerca de equipos de guitarra y fumarme un pucho con Brad Whitford. También logré compartir algunos datos sobre la ciudad con gente del staff. Muy buena onda todos.

“You’re with the band”

Como dije antes, tuve el honor de ganar el concurso de Entel y me llevaron al Estadio Nacional horas antes que empiece el concierto para que pueda conocer a la banda. Accedimos por una entrada especial y la seguridad de la banda nos dio unas indicaciones. Fue excitante ver todo el movimiento que hay en los pasillos y sentir parte de esa tensión que envuelve el show en si.

Una vez listos y con las indicaciones brindadas por el equipo de seguridad de la banda, esperamos en una especie de carpa en un costado del estadio, muy cerca al escenario. “La banda está lista para recibirlos”, dijo uno de ellos. Nos indicó que Steven y los demás estaban de muy buen humor, por lo que pedían que respetemos las restricciones de no pedirles selfies, darles regalos o pedirles autógrafos, ya que afectaban la vibra del momento del encuentro.

Y si que juegan con el sentimiento. Cuando nos dieron la indicación, pusieron “Back in the saddle” e ingresamos en grupos de dos por un pequeño pasadizo y ahí estaban esas cinco leyendas del rock a quienes idolatro hace tanto tiempo… parados frente a mí. Lo que sentí es indescriptible.

El concierto

aerosmith_lima_por_lukas_isaac_apetito_por_el_rock_steven_tyler_joe_perry

Steven Tyler y Joe Perry: Los Toxic Twins. Foto: Lukas Isaac 

No hubo necesidad de un telón que cubriera parte del escenario, pirotecnia o algún tipo de parafernalia para sorprender al público. La versión original de “Mannish boy” y una voz grave presentando a la banda nos hacía saber que había llegado la hora del show. Hicieron su ingreso de una forma muy sencilla. Steven Tyler y Joe Perry caminaron sobre la pasarela y tuvieron un contacto muy cercano con el público. Un pequeño acorde de guitarra y una seña cómplice entre los “Toxic Twins” hizo arrancar el show con “Toys in the attic”, seguida de “Love in an elevator”.

El álbum “Get a grip” se hizo presente en el setlist, repasando “Cryin’”, “Eat the rich” y “Crazy”. Algo alucinante de este último tema es que no la suelen ensayar mucho y realmente no sale como en el disco pero está cargada de sentimiento. A diferencia de otras giras, la guitarra de Joe Perry suena un poco más distorsionada y con más ganancia en las baladas. No abunda el tono de amplificador Fender limpio que se podía sentir en giras como: “Back on the road” (2011) o “The Global Warming” (2012/2013).

Steven Tyler presenta al gran Brad Whitford, y con un pequeño solo de guitarra empalma con la pseudo funky y adrenalínica “Last child”… impecable. Los solos de Brad son como el ying y el yang entre la pasión y lo teórico, realmente majestuosa la ejecución de este tema original del disco “Rocks” de 1976. Lo curioso de “Last child” en vivo es que al final Brad hace un solo y la sección rítmica juega con el riff de “Sing a simple song” de Sly and the Family Stone. La mezcla perfecta.

aerosmith_lima_peru_2016

Steven y Joe – Foto: El Comercio

Los fantasmas del “Get a grip” reaparecen y la banda sigue con “Livin’ on the edge”. Cuando pensaba que esto no podía mejorar… me volaron los sesos con “Rats in the cellar” y “Walking the dog”, dos joyitas de los años setenta, cuya ejecución fue totalmente impecable y repleta de espectaculares solos guitarra y líneas de bajo. Sobre todo en “Rats in the cellar”, que en el interludio hacen un pequeño jamming alrededor del riff de “Rattlesnake shake” de Fleetwood Mac para que después Joe Perry reviente los amplificadores con un enfurecido solo de guitarra. El público parece no haberse inmutado de lo que acaba de presenciar…

Después de tanta gloria, tenían que venir más “hits”, y aparecieron “Pink” y “Rag doll” y luego de tanto esfuerzo vocal, claro que el gran Steven tiene que darse un pequeño descanso…con el que vino Joe Perry a cantarnos el blues “Stop messin’ around”. Fue otro desfile de grandes solos, esta vez fue un duelo campal de las guitarras de Brad y Joe con la armónica de Steven y los teclados de Buck Johnson, que a mi gusto toca bastante bien y cubre un gran vació dejado por Russ Irwin.

El final del show ya se ve venir y aparece la única puta canción que el público peruano conoce de Aerosmith y para la que gritaron más de lo que hicieron durante la suma de las otras 16 canciones… ¡Sí, esa… “I don’t want to miss a thing”! Me ahorro mis comentarios, porque ese tema debió salir de sus repertorios hace años, tiene demasiados arreglos y hay baladas mucho más interesantes como “Seasons of wither” o “Kings and queens”. En fin…

La influencia de The Beatles y la película “Sgt. Pepper’s lonely hearts club band” se hizo presente con “Come together”, con Steven y Joe cantando y compartiendo el micro de esa forma tan legendaria como a todos nos gusta ver y luego pasaron a la clásica, bailable e infalible “Walk this way”. Ejecución perfecta, espectaculares solos e incluso subió una chica a bailar con Steven durante el solo, cosa que no se había visto en sus otras dos presentaciones en Lima.

“Dream on”, la canción con la filosofía que todo fan de la banda tiene fue el primer encore. “Sueña hasta que tus sueños se hacen realidad” y terminaron el concierto con “Sweet emotion”, introducida por un muy buen solo de bajo de Tom Hamilton. Demasiado.

¿Setlist corto? Puede ser, pero la calidad y la selección de temas me pareció precisa. Puedes consultar el setlist completo aquí.

La química entre la banda es notable. Steven bromea con cada uno de los miembros del grupo, incluso el más callado de los cinco, Brad Whitford, interactúa bastante con el público. Lo que me fascina de Aerosmith y que se vio bastante marcado esta gira, es que no solo vemos a un grupo de personas interpretando canciones de hace cuatro décadas… son hermanos viviendo cada segundo de las canciones con una pasión única que contagia.

El Público

 Aerosmith_Lima_por_Lukas_Isaac_Apetito_por_el_rock

No entiendo si la gente fue a ver a una banda o a sacar fotos y chatear. Foto por: Lukas Isaac

Una cagada. Me cuesta creer que hay gente tan estupida, dispuesta a pagar la primera zona y pasársela grabando todo el show. Nadie vivió el concierto. No entiendo, Las únicas dos canciones en las que la gente respondió fueron en “Crazy” y “I don’t want to miss a thing”.

Es terrible estar en la zona más cercana y tener que luchar para poder ver bien porque un grupo de pelotudos está con el brazo arriba grabando con el celular… le quita todo el feeling al concierto y encima no entiendo por qué lo hacen si sale todo movido.

Somos un público pecho frío, sin intensidad, que solo espera dos baladitas cojudas para afanarse pero qué importa, yo disfruté el concierto como nunca antes y sinceramente.

Hemos sido la penúltima fecha de la gira, la gente ha tenido tiempo de sobra para al menos darle una escuchada al setlist, que si bien no es fijo, te da unas pistas de lo que va a sonar. Hay mucho por aprender.

Share Button