The Rolling Stones en Lima… ¿qué más puedo decir?

Share Button

rolling-stones-lima-peru-latino-america-ole-tour-2016

Perú ha esperado el concierto de The Rolling Stones por más de medio siglo. Finalmente se oficializó a través de las redes sociales de la banda y la comunidad rockera ya se encuentra contando los días. Muchos factores influyeron en la demora de esta gira: malas gestiones/negociaciones, la caída del dólar en algunos países de la región, el lanzamiento del disco en solitario de Keith Richards, el suicidio de la novia de Mick Jagger, entre otras eventualidades en los últimos años.

No voy a colocar, de forma tan vulgar y sacrilegiosa, la misma información que han replicado los medios locales, gracias al copy/paste, sobre la gira y los detalles del concierto. Todos sabemos que será el domingo 6 de marzo del 2016 en el Estadio Monumental y que costó mucho traerlos a tocar.

Vamos por un “breve” panorama de lo que he venido observando a través de las redes sociales y qué opino sobre el tema…

En primer lugar, me parece fatal, inmadura y asquerosa la forma en la que la prensa nacional ha abordado el tema. El payaso carente de atención de Augusto Thorndike preguntó en la conferencia de prensa de Kandavu Producciones cuántos gramos de heroína pidió Keith Richards… ¿acaso se ha visto a alguien mencionar en medios sobre el consumo de drogas de un artista cuando éste se encuentra de gira? ¿Es relevante? ¿Tiene idea este señor sobre los hábitos y el manejo de adicción de Keith para que se exprese así?

No digo que el guitarrista sea un puritano, todos sabemos que no lo es y hasta las cenizas del padre jaló… pero este tipo de preguntas nos siguen hundiendo en las arenas movedizas del periodismo peruano, infestado de sátrapas que no tienen un carajo de idea sobre la banda de la que están hablando… y continuarán preguntandole a los artistas si ya probaron el pisco, visitaron Machu Picchu y si saben quién es Gastón Acurio. Una horda de zombies culturales llena de prejuicios y estancada en el pasado que solo puede sobreponer lo negativo ante el talento que termina titulando sus notas con un “[Insertar nombre del artista aquí] remeció el Estadio tal”.

Sobre la compra de entradas, extraño a Interbank como auspiciador. El plan de descuentos hasta en 25% sobre el precio de la entrada por compra anticipada hacían muy interesante y estimulante la transacción. Dicen que la banda no acepta el tema de descuentos sobre el precio de las entradas pero misteriosamente en Chile sí se está llevando a cabo. Igual vamos a terminar pagando pero en mi caso lo haré sin gestionar una tarjeta de este banco.

Un poco más de información sobre el “América Latina OLÉ Tour 2016”: Se trata de una especie de continuación del “Zip Code Tour”, que empezó el 24 de mayo de este año en San Diego, Estados Unidos y finalizó el 15 de julio en Québec, Canadá. Entre el 2012 y el 2013, “Sus Majestades Satánicas” recorrieron el mundo con la celebración de sus 50 años de carrera, con la gira “50 & Counting”.

Algo que me resulta interesante de The Rolling Stones es cómo ha evolucionado su sonido en vivo. Si tomamos como ejemplo un recital de la banda de los años 70, podemos notar que tenían esa tendencia de acelerar demasiado las canciones y no respetar los arreglos originales, algo que no ocurre hoy en día porque ahora cuentan con músicos de apoyo y se podría decir que desde hace unos 20 años la banda de Jagger y compañía se encuentra en una madurez musical que, si la mezclamos con una espectacular parafernalia sobre las tablas, harán el concierto de Lima sea dinamita pura.

El repertorio digamos que es un 50% hits y un 50% “deep cuts” o canciones que no llegaron a ser singles y que a cualquier seguidor de la banda le resultará apetitoso. Entonces sí van a tocar Satisfaction… no te la pases pidiendo por esa canción todo el show porque probablemente cierren el concierto con ese tema.

El sonido de Ron Wood y Keith Richards ha sido la combustión del fuego de la banda por más de 40 años, los rasgueos a guitarra limpia, usualmente de 5 cuerdas y con una afinación de sol abierto, de Keith encajan perfectamente con los discretos punteos de Ronnie y que resaltan durante las performances, un dúo que no necesita tugurizar el suelo con demasiados pedales y que se vale de la filosofía de “la guitarra correcta enchufada al amplificador correcto” y probablemente haga estallar nuestras almas con cada riff tocado y expulsado por los altavoces.

Los precios de las entradas son los más caros de los últimos años y para variar han distribuido muy mal las zonas, pero estamos yendo a ver a The Rolling Stones, no a Gian Marco así que vale la pena cada centavo invertido en la entrada… desde la más barata hasta la más cara.

Solo queda esperar los “teasers” que la banda suele lanzar conforme se acerca la hora de la verdad.

Mientras tanto, estas leyendas del rock recargan energías, afinan sus guitarras, preparan la batería, estiran, preparan sus movimientos característicos y calientan la voz para brindar uno de los conciertos más espectaculares que se hayan visto en el país.

Share Button